¿Quién teme al Telemarketing?

Desde hace años que la palabra Telemarketing provoca reacciones adversas en la mayoría de ciudadanos de nuestro entorno. Se suele asociar a una emoción negativa, normalmente de enfado, que aparece cuando estás tranquilamente en el sofá de tu casa después de comer. Se te están cerrando los ojos, empiezas a tener algunos pensamientos oníricos y de repente…RRIIIINNG!!! Vas a coger el teléfono y no, no es una llamada importante, es otra vez la compañía de teléfono…

Obviamente esto desencadena una serie de reacciones viscerales que hacen que quieras mandar toda tu ira hacia las campañas endemoniadas de Telemarketing y a todas las personas que las provocan. Vale, ok. Pero es así todo el Telemarketing? Veamos…

Para empezar deberíamos diferenciar dos tipos de Telemarketing. El que se realiza a nuestras casas y el que se realiza a empresas. Evidentemente nos va a molestar mucho más que nos llamen mientras estamos en nuestro hogar descansando (o haciendo cualquier otra cosa) que mientras estamos en la oficina. ¿Por qué?

–  Cuando estamos en la oficina es posible que tengamos un cortafuegos en recepción que nos filtrará llamadas que se consideren como spam (sí, igual que el nuestro correo)

–  Normalmente en la oficina tenemos un teléfono cerca de nuestro alcance que sabemos que puede sonar en cualquier momento. No resulta molesto en general.

–  Igual que en nuestra empresa realizamos acciones comerciales, sabemos que hay otras empresas que lo hacen igualmente y entendemos que se quieran poner en contacto con nostros. Otra cosa es que les de 30 segundos de mi tiempo.

–  En algún caso nos ha pasado que realmente nos han llamado ofreciéndonos un servicio muy interesante con el que no habíamos pensado y hemos accedido a obtener más información.

–  Es fácil cortar la conversación con un “ahora no tengo tiempo pero enviámelo por e-mail”

Conclusión, si tienes una empresa que vende servicios o productos a cliente final (B2C), te recomendamos que en general utilices canales pull: marketing online, anuncios, etc. Si tu empresa vende a otras empresas, nuestra recomendación es que explores tanto los canales pull como push. Es decir también utilices fuerzas de ventas como el Telemarketing. Eso sí, hoy en día este canal debe ser lo más profesionalizado posible de cara a obtener los mejores resultados. En próximos artículos os hablaremos de cómo profesionalizar este actividad.

 

Por | 2016-02-25T10:04:20+00:00 noviembre 27th, 2015|